Desarrollar el paladar percibiendo los sabores del vino y aromas, es un proceso que lleva cierto tiempo, se trata de conocer las distintas características para identificarlas durante la cata de vinos

Aquí te invito a probar el vino con estos 4 pasos básicos. Los sommeliers practican los siguientes consejos de cata de vinos para refinar sus paladares y agudizar su capacidad de recordar vinos. Aunque este método es utilizado por profesionales, en realidad es bastante simple de entender y puede ayudar a cualquiera a mejorar su paladar de vino.

Cualquiera puede probar el vino, todo lo que necesita es una copa de vino y su cerebro. Hay 4 pasos para la cata de vinos:

Mirada: una inspección visual del vino con iluminación neutra

Olor: Identifique los aromas a través del olfato ortonasal (por ejemplo, respire por la nariz)

Sabor: evalúe tanto la estructura del sabor (agrio, amargo, dulce) como los sabores derivados del olfato retronasal (por ejemplo, respirando con la parte posterior de la nariz)

Pensar / concluir: Desarrolle un perfil completo de un vino que pueda almacenarse en su memoria a largo plazo.

¿Cómo probar el vino?

  1. Observar

Echa un vistazo al color, la opacidad y la viscosidad ( patas de vino ). Realmente no necesita pasar más de 5 segundos en este paso. Su aspecto oculta una gran cantidad de pistas sobre un vino, pero a menos que tenga un sabor ciego, la mayoría de las respuestas que brindan esas pistas se encontrarán en la botella (es decir, la variedad vintage, ABV y uva).

  1. Oler

Cuando comiences a oler vino, piensa en grande a pequeño. ¿Hay frutas? Piense primero en categorías amplias, es decir, cítricos, huertos o frutas tropicales en blancos o, cuando pruebe los rojos, los frutos rojos, los frutos azules o los frutos negros. Volverse demasiado específico o buscar una nota en particular puede generar frustración. En términos generales, puede dividir la nariz de un vino en tres categorías principales:

Los aromas primarios  son derivados de la uva e incluyen frutas, hierbas y notas florales.

Los aromas secundarios provienen de prácticas de vinificación. Los aromas más comunes son derivados de la levadura y son más fáciles de detectar en los vinos blancos: corteza de queso, cáscara de nuez (almendra, maní) o cerveza rancia.

Los aromas terciarios  provienen del envejecimiento, generalmente en botella, o posiblemente en roble. Estos aromas son principalmente sabrosos: nueces tostadas, especias para hornear, vainilla, hojas de otoño, tabaco viejo, cuero curado, cedro e incluso coco.

  1. Degustar

El gusto es cómo usamos nuestras lenguas para observar el vino, pero también, una vez que tragas el vino, los aromas pueden cambiar porque los estás recibiendo retro-nasalmente.

Gusto: Nuestras lenguas pueden detectar salado, agrio, dulce o amargo. Todos los vinos van a tener algo de gusto agrio, porque todas las uvas tienen algo de ácido. Esto varía con el clima y el tipo de uva. Algunas variedades son conocidas por su amargor (es decir, Pinot Grigio), y se manifiesta como una especie de sabor ligero y agradable de tipo tónico-agua. Algunos vinos blancos de mesa conservan una pequeña porción de sus azúcares de uva, y esto agrega dulzura natural. Sin embargo, nunca puedes oler la dulzura, ya que solo tu lengua puede detectarla. Por último, muy pocos vinos tienen una calidad salada, pero en algunos casos raros existen rojos y blancos salados.

Textura: Su lengua puede tocar el vino y percibir su textura. La textura en el vino está relacionada con algunos factores, pero un aumento en la textura casi siempre ocurre en un vino más maduro y con mayor contenido de alcohol. El etanol da una textura de vino porque lo percibimos como “más rico” que el agua. También podemos detectar el tanino con nuestra lengua, que es esa sensación de secado de papel de lija o depresor de lengua en los vinos tintos.

Longitud: el sabor del vino también se basa en el tiempo, hay un comienzo, medio (paladar medio) y final (final). Pregúntate, ¿cómo se necesita hasta que el vino ya no esté contigo?

  1. Analiza

¿Sabía el vino equilibrado o desequilibrado (es decir, demasiado ácido, demasiado alcohólico, demasiado tánico)? ¿Te gustó el vino? ¿Era este vino único o inmemorable? ¿Hubo algunas características que brillaron y te impresionaron?

silvana

Por silvana

Inquieta por Naturaleza. Trotamundos y emprendedora digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *