Consejos para fortalecer el sistema inmunológico

¿Has notado alguna vez que algunas personas se enferman con más frecuencia que otras?

Esta situación ocurre especialmente cuando el estrés aumenta, el trabajo y los problemas de la vida diaria, causando un impacto en nuestra salud. En estas condiciones es normal que el sistema inmunológico se vea afectado y sea menos eficiente, es cuando nos preguntamos ¿es posible fortalecerlo? ¿Qué vitaminas incorporar? ¿conviene utilizar suplementos alimenticios?

La función del sistema inmunológico

El sistema inmunológico humano es algo realmente complejo que se ha desarrollado a lo largo de toda la evolución y que, como veremos, está en constante cambio.

Su trabajo es proteger el organismo con un verdadero y su equipo de combate actuando de diferentes formas: desde bacterias hasta virus, hongos de todo tipo, son de hecho multitud de patógenos potenciales que pueden provocarnos algún daño.

Nuestra salud está protegida por diferentes niveles de defensas, que pueden agruparse en: el sistema inmunológico innato y el adaptativo.

La respuesta inmune innata es inespecífica, es decir, actúa de manera indiscriminada contra cualquier patógeno en poco tiempo y representa la primera línea de defensa. Este tipo de inmunidad es esencial para mantener la homeostasis y prevenir la invasión de microbios.

Los componentes de la inmunidad innata incluyen barreras mecánicas, químicas o biológicas: piel, pestañas, sudor, mucosidad, pero también la microbiota intestinal y el pH ácido del estómago son formas por las que se crea una especie de obstáculo a los agentes externos. Las citocinas, algunos tipos de anticuerpos y los linfocitos también son mecanismos que pertenecen al sistema inmunológico innato.

Solo los vertebrados, en cambio, poseen la respuesta inmune adaptativa, que actúa de forma más específica frente a todos aquellos patógenos que además tienen la capacidad de adaptarse y evolucionar en muy poco tiempo.

La tarea del sistema inmunológico no es solo actuar contra elementos extraños, sino que también incluye la eliminación de células viejas, dañadas o alteradas presentes en nuestro organismo, evitando proliferaciones que serían peligrosas a largo plazo.

Cuando el sistema inmunológico está debilitado

Con síntomas como enrojecimiento, inflamación o dolor, significa que estamos bajo ataque, pero incluso una simple fiebre es la señal de que nuestro sistema de defensa ya está actuando. De hecho, la fiebre no es más que la forma que tiene el organismo de protegerse: muchos patógenos no resisten determinadas temperaturas y elevar unos grados la temperatura en el ambiente corporal es la primera táctica que pone en marcha el sistema inmunológico innato.

Cuando experimentamos un estado de agotamiento prolongado, fatiga e inapetencia, o fácilmente nos volvemos propensos a infecciones por bacterias u hongos (como en el caso de cándida o herpes), significa que nuestro sistema inmunológico está debilitado y que se requiere una intervención para no corramos el riesgo de enfermarnos y debilitarnos demasiado.

 

En algunos casos particulares el sistema inmunológico «descontrola» y no reconoce las células que en realidad están sanas, atacandolas y desencadenando enfermedades autoinmunes como por ejemplo la diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son solo algunos ejemplos y el tratamiento médico es la única solución.

Nutrición y sistema inmune

El estado de nutrición puede afectar la inmunidad de las personas mayores: las personas mayores tienden a comer cada vez menos variedad, por lo que es más probable una deficiencia de micronutrientes (vitaminas y minerales) y macronutrientes (especialmente proteínas), socavando la eficiencia de la producción de todas componentes del sistema inmunológico que tienen estas moléculas en la base.

¿Podemos hacer algo para fortalecer nuestro sistema inmunológico?

Seguir estos principios básicos puede ayudarnos a hacer más eficientes nuestras defensas.

Ejercicio físico

La actividad física en general y en particular un entrenamiento enfocado que estimula el sistema esquelético y muscular proporciona una defensa adicional contra las enfermedades y la degeneración física y reduce la incidencia de depresión y susceptibilidad a enfermedades infecciosas.

Elimina el estrés

Reducir el estrés es un consejo que se da en muchas circunstancias, a menudo también se considera que es la causa de situaciones de enfermedad debido al colapso del sistema inmunológico. Por tanto, puedes intentar adoptar buenos hábitos que te permitan vivir mejor, sin subestimar por ejemplo el poder de las relaciones y una actitud positiva ante la vida.

Las técnicas de relajación o unos minutos de meditación diaria para aumentar la conciencia de uno mismo pueden marcar una gran diferencia si se practican de manera constante.

Dormir mejor

Un buen descanso es fundamental para ayudarnos a recuperar la energía utilizada durante el día. El sueño y la inmunidad están conectados bidireccionalmente: la activación del sistema inmunológico altera el sueño y, a su vez, el sueño afecta el sistema de defensa de nuestro cuerpo.

Una buena noche de recuperación se asocia con un riesgo reducido de infección y puede mejorar el resultado de la infección y las respuestas de vacunación, mientras que la privación prolongada del sueño puede provocar una inflamación crónica de bajo grado y está asociada con diversas enfermedades que tienen un componente inflamatorio, como la diabetes. , aterosclerosis y neurodegeneración.

Cuidar la higiene

Nos enfermamos mucho más fácilmente en los períodos fríos del año porque es más fácil que las personas permanezcan encerradas en ambientes cerrados mal ventilados durante mucho tiempo. Cosas simples como lavarse las manos o ventilar las habitaciones pueden marcar la diferencia entre un día de salud o una gripe.

Integra vitaminas y minerales

Un lugar común de que por una vez es verdad sobre el poder antioxidante y el fortalecimiento del sistema inmunológico de la vitamina C.

Otra vitamina que se tomará en consideración especial para una posible suplementación es la vitamina D. Es recomendable tomar un suplemento de vitamina D en otoño, cuando hay poco sol y esta vitamina no se puede producir porque no hay exposición de la piel a la luz solar.

Por lo tanto, sería útil, siguiendo el consejo de su médico, recurrir a un suplemento de vitamina D y vitamina C durante el período en el que la gripe está más extendida, o mejor utilizar suplementos multivitamínicos en dosis bajas y de amplio espectro durante todo el año. .

Mejorar la dieta 

Integrar sin tener una buena base alimentaria sirve de poco: el consumo de frutas y verduras en cada una de las 3 comidas principales es muy importante, en al menos 5 porciones diarias. Por ejemplo, una buena cantidad de vitamina C se encuentra no solo en los cítricos, sino también en los kiwis, vegetales de hojas verdes como la espinaca y la achicoria, el brócoli, el repollo, la piña, los tomates y los pimientos. 

Como se explicó en un artículo anterior, existen alimentos antiinflamatorios y ricos en antioxidantes que son particularmente protectores contra la fiebre: algunos ejemplos son el ajo, el té verde sin azúcar o especias como la cúrcuma y la canela que fortalecen el sistema inmunológico y también tienen efectos positivos efectos sobre la salud en general.

Adoptar un estilo de vida saludable

Este sería el único principio básico para fortalecer el sistema inmunológico porque engloba todo lo anterior. 

Eliminar el tabaquismo y el alcohol: en lo que respecta al tabaquismo, se confirma que la nicotina reduce la acción beneficiosa de la vitamina C; Lo mismo ocurre con el alcohol, que debilita el sistema inmunológico, por lo que nunca se debe exceder la cantidad de una copa de vino al día para las mujeres y dos para los hombres.

Acerca del autor: silvana
Inquieta por Naturaleza. Trotamundos y emprendedora digital.
silvana avatar

Written by 

Inquieta por Naturaleza. Trotamundos y emprendedora digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *