Cuidado de la salud en la tercera edad

Compartimos algunos consejos para el cuidado de la salud en la tercera edad. La salud en la tercera edad, va a depender en su gran medida del estilo de vida que cada persona adopte. Con una buena nutrición, actividad física regular y una actitud optima, la etapa de las personas mayores puede ser una de las más aprovechadas de a existencia.

Cuidar de la salud no solo se estricta a las condiciones anteriores, el descanso también haz parte de la prevención para que una persona en la tercera edad pueda tener buena salud. Si a todo lo demás le juntamos las tan famosas camas articuladas entonces ganamos muchísimo en salud. Porque la salud no tiene que ser un privilegio, por eso una cama adaptada a las necesidades de todas las personas que necesitan un especial cuidado en su descanso es sin duda una buena opción.

Movimiento es cuidado de salud en la tercera edad

Hacer ejercicio con frecuencia

Sabemos que la actividad física es buena en todas las etapas de nuestra vida, inclusive en la tercera edad. 

Antes de comenzar un plan de ejercicios, es importante consultar con tu médico sobre las distintas actividades de gimnasia para mayores sugeridas. 

El ejercicio físico está relacionado con una mejor salud cerebral. Al realizar regularmente actividades que aumentan su frecuencia cardíaca y hacen que la sangre bombee más rápidamente, podrá aumentar la cantidad de oxígeno que recibe el cerebro. Y eso puede conducir a mejoras en la memoria y otros beneficios cognitivos. También reducirá su riesgo de contraer ciertas enfermedades que pueden causar pérdida de memoria.

Cuidar la salud mental, planificar y organizar las actividades diarias

Utilizar una agenda que tenga un calendario y mucho espacio para anotar sus diversas actividades y citas. 

Al comienzo de cada semana, crea una lista de las cosas que harás en los próximos días. Luego, cada día, haz una lista detallada de tareas pendientes. 

También es útil revisar todo al final de cada día, escribiendo tus pensamientos sobre las diversas experiencias y conversaciones que tuviste. Tu agenda o cuaderno también es un buen lugar para guardar información importante como cumpleaños, números de teléfono y cualquier otra cosa que necesites saber de forma continua. Si te sientes cómodo con la tecnología, un teléfono inteligente o una tableta digital puede servirte como planificador.

Hablar en voz alta: al igual que escribir cosas ayuda a tu cerebro a almacenar información en la memoria a largo plazo, también lo hace hablar de ello. Entonces, por ejemplo, si deseas recordar algo que estás leyendo, intenta decirlo en voz alta. Si quieres evitar olvidar por qué ha entrado en una habitación determinada, di a tí mismo adónde vas y por qué estás de camino. O para recordar información más compleja, intenta explicarla a otra persona.

Otras formas de cuidar la salud

Repetición variada: al aprender nueva información y tratar de retenerla para su uso posterior, es útil revisar varias veces, a lo largo del tiempo, de diferentes maneras. Por ejemplo, un día, podrías tomar notas sobre algo. Un par de días después, es posible que leas tus notas en voz alta. Luego, uno o dos días después de eso, puedes parafrasear lo que has aprendido mientras hablas con otra persona.

Señales y recordatorios: Es útil dejar indicaciones visuales o auditivas que te ayuden a recordar las cosas que necesitas hacer. Desde notas adhesivas hasta alarmas, es fácil configurar recordatorios sencillos. Solo asegúrate de colocarlos en las áreas donde es más probable que los veas o escuches. Además, haz todo lo posible por dejar los objetos importantes en lugares destacados que estén relacionados con las tareas que debes realizar.

Dibujar garabatos: ¿Sabías que dibujar «distraídamente» puede ser bueno para tu capacidad de atención y memoria? Ya sea que escuches a alguien hablar o aprendas algo nuevo, hacer garabatos puede ayudar a tu cerebro a mantenerse alerta, conectar varias piezas de información y retener esa información para su uso posterior.

Cuidado de la salud en la tercera edad: Controles médicos y memoria

No olvidar los controles de salud médicos periódicos. Muchos tipos de afecciones médicas pueden causar o contribuir a la pérdida de memoria. Por lo tanto, siempre es aconsejable consultar a su médico si nota algún problema cognitivo que no parece desaparecer por sí solo. Por supuesto, la mayoría de nosotros pensamos inmediatamente en la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia como posibles culpables. Pero el olvido también puede ser causado por condiciones como: depresión, problemas tiroideos, desequilibrios hormonales, cardiopatía, deficiencia de vitamina B12.

Además, muchos tipos de medicamentos pueden interferir con la memoria. Por ejemplo, algunas personas mayores experimentan olvidos al tomar: relajantes musculares, medicación contra la ansiedad, antidepresivos, analgésicos posquirúrgicos, estatinas (para reducir el colesterol), medicamentos para la alergia o el resfriado, fármacos anticolinérgicos.

En pocas palabras, su salud física y su bienestar mental están estrechamente vinculados. Por eso es tan importante hacerse una prueba de detección de posibles problemas médicos y asegurarse de recibir el tratamiento adecuado para ellos. Además, comprométase a bajar de peso si es obeso. Y busque ayuda para superar los malos hábitos que pueden provocar problemas de salud y pérdida de memoria, como fumar, abuso de alcohol o adicción a las drogas.

Acerca del autor: silvana
Inquieta por Naturaleza. Trotamundos y emprendedora digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *