El Codex Gigas, la octava maravilla del mundo que solo los suecos disfrutan

Una de tantas cosas que los suecos están muy orgullosos es de tener guardado celosamente un manuscrito medieval, único en el mundo.

Al final de la Guerra de los Treinta Años que implicó a los principales países europeos y que dio forma a la hegemonía europea a partir de 1650; el general sueco Konigsmark, se llevó, como botín de guerra, una de las joyas más valiosas y codiciadas de Europa.

La reina Cristina de Suecia, siendo una gran mecenas de las artes y del conocimiento de la época, recibió el regalo con gran alegría, organizando una gran fiesta para celebrar su llegada a la corte sueca, y siendo esa celebración uno de los acontecimientos más importantes del año y recordado durante mucho tiempo después por la gran cantidad de nobles y eruditos europeos que se reunieron para tal evento.

Esta gran joya era nada más y nada menos que el Codex Gigas, un libro del siglo XIII escrito por un monje en Chrudim, siendo el manuscrito medieval más grande y extraño que se conoce hasta la fecha.

Con un peso de 75 kg y con 624 páginas escritas en latín, según cuenta la leyenda, fue totalmente escrito en una sola noche y desde esa época fue considerado la octava maravilla del mundo.

Para saber más de este libro, puedes seguir leyendo en El Codex Gigas, la octava maravilla del mundo

¿Sabías qué el filósofo René Descartes tuvo la oportunidad de estudiar este raro manuscrito y sus conclusiones fueron muy sorprendentes?

Acerca del autor: Ana
Cuenta algo sobre ti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *