Razones para comprar una caja fuerte

Comprar una caja fuerte significa responder a su necesidad de seguridad en relación con los bienes individuales que más nos importan.

Pueden ser billetes, joyas, memorias digitales, documentos y otros bienes de gran valor económico, pero también objetos caracterizados por un impacto puramente emocional o sentimental que queremos mantener en secreto.

Cajas fuertes para empresas

En el caso de las empresas, las cajas fuertes más utilizadas son los armarios de seguridad, por su gran capacidad interior (permiten almacenar grandes cantidades de documentos, dinero en efectivo, dispositivos electrónicos) y su alto grado de seguridad y protección ante eventuales robos. En este aspecto, una opción muy conveniente es pensar en armarios de segunda mano, son mucho más accesibles en cuanto a costos y tienen certificación de seguridad. 

Cajas fuertes en el hogar

En cuanto a las soluciones domésticas, existen básicamente tres tipos de cajas fuertes que se pueden adquirir: las llamadas cajas fuertes ligeras, utilizadas especialmente en hoteles que pueden ocultarse en un armario para contener pequeños objetos de valor medio-bajo.

Las cajas fuertes de mueble certificadas , que se colocan en un punto elegido de la casa y, aunque son difíciles de mover por su peso, deben fijarse para aumentar su grado de seguridad. Adecuado para protección de valor medio y alto.

Cajas fuertes de pared, también conocidas como cajas fuertes empotradas , que se instalan dentro de un compartimiento especial dentro de una pared de la casa.

Independientemente del modelo, una caja fuerte profesional o homologada sin duda ofrece mayores garantías que los modelos sin ningún documento acreditativo.

En los siguientes párrafos, por lo tanto, nos centraremos en los modelos de cajas fuertes de pared y cajas fuertes independientes que cumplen estos requisitos previos.

Cajas fuertes de pared para el hogar

Comencemos con las cajas fuertes de pared . El primer consejo es elegir una caja fuerte profesional. ¿Por qué razón? Debido a que una caja fuerte de este tipo es  resistente a las herramientas electromecánicas, es decir, no se puede cortar el frente tan bien como los pernos que normalmente son de acero y tienen un espesor de al menos 22 mm.

Colocación de la caja fuerte de pared

Muy a menudo se sugiere colocar la caja fuerte en un punto atípico de la casa, lejos de las zonas más transitadas (por ejemplo debajo de las escaleras, garaje, sótano, etc.). Otra práctica común es esconder la caja fuerte detrás de un cuadro o un mueble para asegurarse de que los ladrones no puedan encontrarla.

Podemos decir que ambas opciones a menudo están sobrevaloradas. En cuanto al posicionamiento, nuestro consejo es identificar un punto, alejado de muros perimetrales exteriores o lindando con otras propiedades, pero cómodo y utilizable de forma sencilla y sin esfuerzo. De lo contrario, la práctica nos enseña que las joyas, el dinero en efectivo y otros objetos de valor, por pereza, se dejan en la mesita de noche o en un cajón, haciendo inútil la presencia de una caja fuerte en un lugar incómodo de la casa.

En cuanto al hecho de ocultar la caja fuerte, representa una opción, pero debe evaluarse con prudencia. Si los ladrones logran ingresar a la casa y saben o sospechan que hay una caja fuerte, existe un riesgo real de que desordenen toda la casa y la encuentren de todos modos. Llegados a este punto es mejor centrarse en su robustez y para ello recomendamos una caja fuerte profesional que no pueda ser violada con herramientas de robo normales.

Anclaje / fijación de la caja fuerte

En lo que se refiere a la fijación, es importante que la caja fuerte esté empotrada y hormigonada en la pared de manera «profesional».

Si la pared donde se quiere colocar es de hormigón armado, es recomendable anclar las aletas en la parte trasera de la caja fuerte, al mismo refuerzo que la pared, para que quede aún más sólida y no sea fácilmente desmontable.

Cajas fuertes móviles certificadas

Llegamos a las cajas fuertes móviles. También en este caso, para no correr riesgos innecesarios, sugerimos invertir en seguridad y, en consecuencia, en tranquilidad, apostando por una caja fuerte certificada que ofrece una excelente seguridad.

Las cajas fuertes móviles certificadas son aquellas que cumplen los requisitos de la norma europea EN 1143-1 que clasifica los medios de custodia según el grado de seguridad  y prescribe los  criterios de ensayo para evaluar la resistencia de los medios fuertes.

Los grados de seguridad identificados en conjunto son catorce, pero actualmente el mercado de cajas fuertes interesa a los que están entre los grados 0 y V, mientras que los superiores se refieren a puertas blindadas y bóvedas. Según la norma EN 1143-1, las cajas fuertes certificadas de menos de 1000 kg deben fijarse al menos en un punto de forma que se dificulte su posible extracción.

Fijación de cajas fuertes certificadas a muebles 

Por lo tanto, las cajas fuertes certificadas deben fijarse al suelo o a la pared con anclajes de tamaño adecuado, posiblemente equipados con lengüetas a prueba de rasgaduras. Tienen un agujero en la base y otro en la parte trasera.

Deja un comentario